No estado de Taraba (Nigéria), o número de mortos sobe para dez